Cuando empieza la acción ya hace tiempo que Don Quijote y Sancho recorren la Mancha. Ya pasó lo de los molinos, las ovejas, los pellejos de vino, y hubo palizas y pedradas a manta. Son dos veteranos. Y ahora están en un altozano mirando anhelantes el correr de un coche donde, según Don Quijote, va secuestrada una bellísima Princesa. Y no está dispuesto a consentir tal canallada.

No hay conexión a internet