Los corsarios

Los corsarios

1970
1h 32min
Aventuras
Epoca siglo XVII. La acción, en una isla imaginaria del Caribe. A la muerte del Virrey, Isabel, hija de éste, queda a merced de su tutor, el Duque de Burt, hombre desaprensivo y primo a la vez de Isabel, que de acuerdo con unos bucaneros, y disfrazado entre ellos como su jefe, se apodera de los tesoros de su pupila, entre los que se encuentra el pergamino acreditativo de los Reyes de España, en el que se nombra a Isabel, Virreina de aquellos territorios. Entonces el Duque decide eliminarla. Pero ella, conocedora de esta conjura por una confidencia, y ayudada por el nombre Halsey, decide defender sus derechos. Un juego de azar hace naufragar a un grupo de piratas, habilísimos en el manejo de las armas y cada uno con una característica determinada, todos ellos capitaneados por un arrogante joven, Alan. Sir Halsey, conocedor de este naufragio, contrata a los piratas en nombre de Isabel para que la defiendan de las intrigas del Duque y la ayuden a recuperar los bienes al mismo tiempo que el famoso pergamino. Isabel consigue huir en un bergantín del propio Duque, que los mercenarios han conquistado el abordaje por medio de una estratagema y sin derramamiento de sangre.
Epoca siglo XVII. La acción, en una isla imaginaria del Caribe. A la muerte del Virrey, Isabel, hija de éste, queda a merced de su tutor, el Duque de Burt, hombre desaprensivo y primo a la vez de Isabel, que de acuerdo con unos bucaneros, y disfrazado entre ellos como su jefe, se apodera de los tesoros de su pupila, entre los que se encuentra el pergamino acreditativo de los Reyes de España, en el que se nombra a Isabel, Virreina de aquellos territorios. Entonces el Duque decide eliminarla. Pero ella, conocedora de esta conjura por una confidencia, y ayudada por el nombre Halsey, decide defender sus derechos. Un juego de azar hace naufragar a un grupo de piratas, habilísimos en el manejo de las armas y cada uno con una característica determinada, todos ellos capitaneados por un arrogante joven, Alan. Sir Halsey, conocedor de este naufragio, contrata a los piratas en nombre de Isabel para que la defiendan de las intrigas del Duque y la ayuden a recuperar los bienes al mismo tiempo que el famoso pergamino. Isabel consigue huir en un bergantín del propio Duque, que los mercenarios han conquistado el abordaje por medio de una estratagema y sin derramamiento de sangre.

No hay conexión a internet