Celia

Celia

1992
Comedia
Narra las peripecias de Celia, una niña de siete años perteneciente a la alta burguesía madrileña de los años de principios del siglo XX. La espontánea y decidida Celia cuestiona la identidad de los Reyes Magos, se sorprende de que los mayores sean tan aburridos y sigue un código de comportamiento alejado del de los adultos, pero también a gran distancia del de los niños que comparten con ella sus aventuras.
Soy Celia
1Soy Celia
La historia de Celia comienza la noche del 5 de enero de 1932. Después de ser llevada a la cama por Miss Nelly, Celia recibe la visita de Baltasar, uno de los reyes magos. En su balcón, el rey mago coloca los regalos para Celia y le pide que los comparta con Solita, la pobre hija del portero. Al día siguiente, Celia se despierta y encuentra sus regalos de nuevo en el balcón, lo que le asegura de que la visita no había sido un sueño. Celia obedece y se dispone a compartir sus nuevos juguetes con Solita, pero llega su padre y le pide que se aleje del balcón. Su padre, que sabe que su hija actúa con buena fe, permite que Solita se quede con los juguetes, con la excepción de un osito de peluche. Durante el día, Celia está al cuidado de Miss Nelly, una estricta institutriz inglesa. Juntas van al parque y visitan una feria en el pueblo. Hasta el día que Celia la humilla de tal forma que la institutriz decide regresar a su tierra natal. Por su parte, Celia está convencida de que su mamá es una auténtica hada de cuento de hadas, y también de que su papá siente miedo cada vez que su mujer sale de casa hasta muy de noche. Celia tiene un hermanito al que quiere mucho, pero como es muy pequeño apenas le dejan siquiera acercarse a él. Un día lo escucha llorar y decide tomar en sus manos la labor de bañarle y ponerle ropa limpia. Sin embargo, la buena acción de Celia termina en desastre cuando Juana y la cocinera descubren que el niño no está en la cuna. La madre de Celia, muy enfadada al encontrar a Celia y a su hermanito empapados dentro del baño, decide acudir a Doña Benita. La anciana, que es de buena familia, la había cuidado a ella y a sus hermanos cuando pequeños y ahora se espera que pueda educar a Celia.
49min

No hay conexión a internet